¿Por qué es tan importante una pizarra magnética para niños? [con recomendaciones Montessori 2021]. 


Entre tantas pantallas que vemos en el día a día, es muy difícil imaginar que los niños no tengan contacto con ellas, desde muy pequeños ya saben cómo ver imágenes en el teléfono, buscar videos en Youtube y distraerse un rato con las caricaturas de Netflix. Si bien sirve como distracción sabemos que durante ese tiempo frente a las pantallas la mente de los niños está más bien en reposo sin activar esa curiosidad o capacidad de crear que siempre tienen, por ello la pizarra magnética entra en escena como uno de las mejores herramientas didácticas. 

El método Montessori, famoso por otorgar recomendaciones sobre entornos educativos que promueve el desarrollo de los niños a temprana edad, recomienda la implementación de una pizarra por muchas razones, exploremos algunas de ellas. 

pizarra magnética grande

Aprender mientras te diviertes: 

Dentro de los intereses Montessori se encuentra que el niño pueda realizar una actividad que lo entretenga y le parezca divertida, y que al mismo tiempo aprenda de ella, con una pizarra magnética las posibles actividades son numerosas, por ejemplo, aprender el abecedario agregando un juego de letras de imanes sobre la pizarra, también identificar los imanes de colores para diferenciarlos es una actividad divertida que pueden realizar desde muy pequeños.  

Ejercicios de grafomotricidad: 

Una pizarra blanca es el espacio perfecto donde los niños podrán practicar los ejercicios de grafomotricidad, estos lo ayudarán en el desarrollo psicomotor, el niño podrá realizar trazos y familiarizarse con los movimientos al dibujar. En este punto entran las actividades de figuras geométricas o adivinanzas para identificar la figura que está dibujando, en una actividad donde los padres podrán participar directamente. 

pizarra magnética para niños

Estimula la capacidad sensorial del niño: 

Anteriormente mencionábamos como el mundo digital no era ajeno al día a día de los niños, por lo tanto, todo objeto que no sea digital y con el que el niño pueda interactuar positivamente sumará en su desarrollo, el contacto con la pizarra blanca y los imanes es importante para familiarizarse con instrumentos que utilizará más adelante en su educación y que no afectarán su vista al usarlo por largo tiempo.  

Fácil acceso a las herramientas: 

Una de las recomendaciones más reiterativas dentro del método Montessori es que los niños puedan tener un fácil acceso a las herramientas con las que aprenderán y jugarán, disponer de la pizarra en un espacio donde el niño pueda usarla fácilmente en su hogar será clave para que se interese por interactuar con esta.  En caso de instalarla es recomendable hacerlo a una altura que el niño pueda interactuar sin ayuda o ningún esfuerzo extra por alcanzar la pizarra, de igual forma los imanes y las figuras que podrá agregar a la pizarra deberán estar en un lugar donde el niño pueda tomarlos y usarlos en el momento que el desee, de esta forma se interesará por cuenta propia de realizar las actividades. 

Como padres involucrarnos directamente en el aprendizaje del niño a temprana edad y no dejar ese trabajo enteramente a los centros educativos, hará que nuestros niños tengan una ventaja en conocimiento y destrezas previas a entrar en el mundo escolar, donde podrán desenvolverse mucho mejor.